Señora Tarotisa Presencial Barcelona

Soy una señora mayor, trabajo con el Tarot desde mi juventud. Pongo interés en la verdad y en la orientación humana, porque las emociones son muy importantes

Adelina Doval
Tarot en Persona Presencial
Despacho Privado previa reserva de hora

Estoy en Barcelona Nou Barris
A la salida del METRO de la Línea Verde
Cerca de la Vall d´Hebrón

Si llamas y no respondo porque estoy con visita
por favor manda Wp al 625 811 292
Te responderé lo antes posible
dándote toda la información necesaria
GRACIAS

MI CÓDIGO ÉTICO

Al interpretar una sesión de Tarot veo como está la situación en esos momentos, y también hacia dónde se dirige la situación

Informo entonces, de las opciones posibles ayudando en la toma de decisiones más adecuada en cada momento

Siempre RESPETO  las ideas. No juzgo nunca ni emito juicios de valor, cada persona tiene sus necesidades y sus motivos

Ayudo a que la persona a que saque de sismo todo su potencial y todos sus recursos para avanzar en su vida y en su situación particularUso de un lenguaje claro, empático, y por supuesto, confidencialidad absoluta 

LECTURA
E INTERPRETACIÓN DE CARTAS

Visualizar a la persona y a la situación en la que está en estos momentos y en todas las áreas de su vida

Ver de qué modo puede actuar u orientarse para obtener mejores resultados

Digo siempre lo que veo. Interpreto las cartas y las energías que la persona desprende con honestidad y entrega en mi trabajo

EN ESTA PÁGINA DESCRIBIRÉ
CUÁL HA SIDO MI TRAYECTORIA Y MI EXPERIENCIA
CON MI PROFESIÓN CON EL TAROT

Los niños nunca dicen “cuando sea mayor tiraré las cartas” Se imaginan un futuro en el cual serán aviadores, enfermeras… Pero jamás se les ocurre “cuando sea mayor seré vidente” Todo lo que saben los niños de cartas son los juegos de naipes que ven jugar a sus familiares.

Tarotisa no es la profesión que elegí, en mi caso, el Tarot me eligió a mí y mí experiencia con él ha sido beneficiosa y gratificante en tanto he podido comprobar cómo gracias a él, las personas han podido resolver sus conflictos y dirigir mejor sus vidas

Yo, me sentía inclinada hacia temas relacionados con la medicina, con lo que yo en mi imaginación llamaba “medicina de la cabeza” -lo que sería Psicología, Psiquiatría, Neuróloga…. Pero también me atraía muchísimo el baile, concretamente el flamenco.

Pedí a mis padres que me llevasen a clases de baile, pero vengo de una familia humilde y verdad o mentira, me dijeron que no era posible por falta de dinero. Digo verdad o mentira porque siempre pensé que no lo hacían por dinero sino porque la profesión de artista era «poco seria». Así que me conformé y seguí con los estudios normales que hacía cualquier niño/a de mi edad y seguí adelante.

En una ocasión un familiar hizo un viaje de placer a Egipto, trajo varios regalos para mis padres y entre ellos una baraja de cartas extrañas. No podía reconocerlas. Eran absolutamente diferentes de las que usaba mi abuelo cuando jugaba a cartas con mi tío-su hijo-. En algún momento -no sé cuándo- las saqué de su caja envoltorio y comencé a inspeccionarlas…me atraían sin más y las volví a guardar.

Pero mi mente seguía atrapada en aquellos dibujos extraños, hasta que de nuevo fui a inspeccionarlas de nuevo, no sé exactamente que ocurrió en mi cabeza, pero empecé a (sentir-ver?) cosas que para mi eran reales y que estaban en la vida de las personas que me rodeaban.

Una tarde después del cole, volví a acercarme a aquellos naipes y -¿Se dice sentí supe? No sé, pero fui a mi madre y le dije “La tía María está llegando a España” Ella por supuesto no me hizo ni caso y yo insistí, “Que si que si, si, está viniendo a España con el tío y con los primos”. La tía María vivía en Francia y estaba viajando por sorpresa a Barcelona para celebrar no se qué bodas de sus padres -mis abuelos- Ocurrió que desde el aeropuerto llamó y dijo “Venid a buscarnos, estamos aquí”. La alegría fue mayúscula pero la sorpresa de mi madre más -y la mía también; ¿De dónde sacaba yo esa verdad?

El caso es que convertí esos encuentros con las cartas del Tarot en una especie de entretenimiento que usaba frecuentemente, de algún modo me atraían, y más cuando veía cómo las cosas ocurrían y como mis padres se seguían sorprendiéndose……Sorprendiéndose hasta que la sorpresa pasó a preocupación «esta niña está bien de la cabeza». Fui entendiendo que si quería seguir con mi nuevo «juguete» era más prudente seguir haciéndolo a escondidas. Así que cuando mi padre no estaba en casa y mi madre andaba por la casa entretenida con sus cosas, yo me metía en mi habitación y usaba esas cartas. Hay que decir que eso no era cada día, no era una obsesión! Era solo un entretenimiento con el que jugaba de vez en cuando.

Ahora pasados más de 50 años -ahora tengo 66 años-me doy cuenta que con aquellos encuentros con las cartas, no estaba haciendo sino, que ejercicios para abrir mi mente más allá de lo ordinario. Obviamente a los 10 años no tenía idea de que estaba haciendo ejercicios de expansión de la conciencia. Es ahora cuando miro hacia atrás que me doy cuenta de ello. Porque a partir de empezar a «tirar cartas» llegó un momento que «sabía cosas» sin tirar cartas.

Recuerdo muchas ocasiones en las cuales sin saber porqué me venían a la cabeza situaciones y las decía: «mañana vendrá tal y………» .Y efectivamente ocurría. Mi madre no decía nada, no se si pensaba algo o simplemente pasaba de mí, pero mi padre -que tenía otro carácter, me decía: ¿Pero tu cómo lo sabes? y yo le decía «porque lo se»

Esa frase me hace recordar mucho a mi padre, pobrecito ya no está conmigo desde hace años, era muy cariñoso y muy bueno. Me lo hace recordar porque mi frase «porque lo sé» todavía la usaba él mismo cuando yo ya era adulta. Cuando hablábamos de cualquier cosa, de mis hijos, de cosas cotidianas, de opiniones generales de la vida, etc, él me decía exactamente «pero porqué lo sabes, ya!, porque lo sé» y nos reíamos los dos.

Tengo que decir, que según creo, el hecho de trabar esa conexión con las cartas, me hizo más sensible a otras señales, de modo que como acabo de decir arriba, a veces «sabía cosas» sin necesidad de mirar las cartas, simplemente lo sabía. La gente a eso le llama «intuición», y creo sinceramente que todo ser humano es capaz de «saber cosas» porque si. Ocurre que algunas personas simplemente viven en la superficie de las tareas cotidianas y no se escuchan por lo que ciertas señales les pasan desapercibidas, pero la naturaleza nos habla, formamos parte de ella, si estamos al tanto, la oiremos.

Y así fue transcurriendo mi vida normalmente. Como quiera que fui aprendiendo que mis «actividades secretas» podían causarme problemas (una vez mi madre habló de llevarme a un psiquiatra), pues ya me di cuenta que yo debía hacer mi vida normal primero como niña, después como adolescente, luego la madurez, pero siempre siempre manteniendo mis «dotes?» en un absoluto secreto para evitarme problemas. Contra más me pareciese a mis hermanas, mejor.

Fui a la escuela, los estudios primarios, y cuando tuve que elegir qué seguir estudiando de cara buscar una profesión -«porque hay que ser una persona de provecho»- ¿Conocéis esa frase, no?, la típica, hay que ser hombres y mujeres de provecho, pues elegí, si, una carrera que me enseñaría qué hay en la mente humana, sus pautas fisiológicas, neurológicas….etc. etc. Eso era lo más aproximado a mis otras actividades «secretas», de modo que, entre las actividades «esotéricas» mías personales, sumado a mis estudios «formales» acabé siendo muy hábil en ayudar a las personas; sumar además los años experiencia, pues cuando escribo esto tengo ya 66 años y me he dedicado a esto desde casi siempre.

Los estudios «esotéricos» a los que me refiero que fui aprendiendo al unísono con los otros estudios «formales normales», son: La Astrología, El I-Ching, Runas, Medicina naturista, Interpretar sueños personales…. etc etc. Respecto de los sueños, hay que decir algo importante, no existe definiciones de significados de un sueño que sea el mismo para toda la raza humana. Cada persona tiene su simbología concreta especial. Para unos subir una escalera es ascender, para otros una lucha por llegar, y las connotaciones son muy distintas; el el primer caso se trata de algo optimista y en el segundo hay un elemento de pesimismo e inquietud.

QUÉ OCURRIÓ PARA QUE EL TAROT ACABASE SIENDO MI PROFESIÓN?. Está claro que mis padres no solían comentar nada porque tener una hija tarotisa no estaba, digamos bien visto. Pero mis hermanas si, lo comentaban «pues a mi me acertó tal, y a mi cual….» Llegó a los oídos de las vecinas y éstas acabaron por llamar a mi puerta preguntado por mi «Sra, me han dicho que su hija……puedo pasar….» y mi madre las dejaba pasar. Me preguntaban cosas, yo les contestaba, les acertaba y así fue corriendo la voz y cada vez venía más gente a mi casa, lo que acabó siendo una molestia para mi familia, a la vez que empezaron a temer que dejase de lado mis estudios normales, y al fin -dado que yo no quería dejar el Tarot- me propusieron una solución:

-. Primero acomodaron mi habitación poniendo un mueble cama de modo que ésta quedase escondida y mantuvieron el pequeño despacho que ya tenía para realizar mis deberes escolares añadiendo una silla más para la visita
-. Solo atendería a las personas una vez a la semana con reserva de hora de manera que no se interrumpiese la vida familiar
-. Además, ya que no quería dejarlo, cobraría. Esto fue un lío porque nadie sabía qué precio tenía eso, así que al final se decidió que fuese la voluntad.
-. Y sobre todo, sobre todo que no dejase ni mis estudios ni la vida propia de una chica de mi edad, tenía 17 años!

Y ese fue el trato y desde entonces no he dejado el Tarot
Esa es mi historia

adelina tarot
consulta de tarot presencial
Tarot consulta privada

ÍNDICE DE LA GALERÍA

1- Cartas del Tarot
2- Mancias
3- Psico Tarot

1- GALERÍA CARTAS DEL TAROT

2- GALERÍA DE LAS MANCIAS

3- GALERÍA PSICO TAROT

consulta de tarot presencial
tarot consulta privada
Adelina tarot