Archivo de la etiqueta: Personas que son "chupasangre"

Personas que son «chupasangre»

El señor de las tinieblas es prototipo exacto del hombre impotente -no realiza nunca el acto sexual- que tiene necesidad de exportar del exterior el afecto en forma de la sangre de sus víctimas para recomponer en su magullada virilidad.

Adelina Doval
Tarot en Persona Presencial
Despacho Privado previa reserva de hora

Estoy en Barcelona Nou Barris
A la salida del METRO  de la Línea Verde
Cerca de la Vall d´Hebrón

Si llamas y no respondo porque estoy con visita
por favor manda Wp al 625 811 292
Te responderé lo antes posible
dándote toda la información necesaria
GRACIAS

TEMAS DE LA PÁGINA
1- Maltrato en la pareja
2- Masoquismo cotidiano
3- Drácula: El Chupa-sangre de nuestros días  
4- Cómo son las Personas Tóxicas
5- Cómo son las Personas Manipuladoras

6- El Chivo espiatorio. “Patito Feo”

-1-

PODERES COERCITIVOS  
Y MALTRATO A LA PAREJA    

Se puede cambiar a las personas -ejercer control cobre ellas- siguiendo diferentes pasos poco «morales». Uno de ellos es tenerlos en aislamiento impidiendo que se relacione demasiado o nada con los demás, de manera que solo esté bajo la influencia de la persona que busca ser el que domine. El típico hombre que impide a su pareja que se relacione con su familia y amigos y que la prefiere en casa que trabajando.

Una vez aislada a la persona, se le mantiene un tipo de estrategias basadas en «recompensas y castigos» de manera la/el compañero pareja cuando se le pregunta suele referirse a las recompensas: «no es tan malo, me regala cosas» obviando que esos regalos se intercalan con «golpes»

Generalmente ese tipo de relaciones se dan entre mujeres u hombres con una baja imagen de si mismos con un compañero/a con también muy bajo concepto de si mismo que necesita convertir al otro miembro de la pareja como alguien inferior -infantilizarlo- para poder ejercer control sobre él/ella con el fin de compensar su complejo de inferioridad

-2-

SÍNDROME DE LA AZAFATA  
MASOQUISMO COTIDIANO  

SÍNDROME DE LA AZAFATA Se refiere a esas personas -que como las azafatas- están «obligadas» a quedar bien, a ser amables también con personas inoportunas y maleducadas. Con ciertos límites, aguantar al pasajero con una sonrisa.

Muchas mujeres creen que si se dejan dominar por la pareja, ésta no las dejará nunca, y lo que ocurre es justamente al contrario: el maltratador necesita mujeres fuertes a las que dominar para sentirse «triunfador». Si la mujer es débil no supone un reto para él.

MASOQUISMO COTIDIANO Cuando sufrimos y soportamos estoicamente a esa persona que nos hace infelices; cuando necesitamos hacer algo y dejamos de hacerlo por inseguridad a no saber hacerlo bien y nos retraemos, estamos cayendo en lo que se denomina “masoquismo cotidiano”

Existen muchas situaciones en las cuales nos comportamos como víctimas de los demás sin hacer nada -esperando que la persona cambie- y lo que es peor, como víctimas de nosotros mismos.

“COCIENTE DE MASOQUISMO” alude al grado de malestar que toleramos en la vida diaria. Por ejemplo:

1- Las propias pautas de auto frustración que somos capaces de autoinfringirnos.
2– Mantener una Autocrítica y auto exigencia excesiva hacia nosotros mismos
3- Ser incapaz de dejar relaciones negativas y continuar en una relación que nos resulta frustrante
4- Caer en relaciones desiguales en la que tú eres siempre el “inferior
5- Represión: Miedo a expresar los propios deseos por miedo a ser rechazados
6- En ocasiones se teme que si disfrutan de algo se les castigará, y se sienten culpables después de haberse dado un capricho. El placer debe ganarse y lo mejor es dentro de unos límites “ritualizados” por ejemplo; los domingos.
7- Tener el llamado “Síndrome de la azafata”, esto es, autoimponerse mostrarse siempre afable con los demás olvidando sus necesidades.

Todo eso constituye un masoquismo cotidiano que hace resquebrajar la autoestima hacia uno mismo y que sería bueno tratarlo y resolverlo con un profesional.

 En ocasiones tienes que callar para evitar peleas?
 A veces tu pareja te hace daño pero piensas que si tienes paciencia cambiará?
 A veces tienes miedo cuando estas disfrutando de algo bueno porque crees que durará poco?

Si das respuestas afirmativas a estas cuestiones y a las del párrafo anterior es posible que estés dentro de pautas de un masoquismo cotidiano que mermará tu felicidad y tu autoestima.

-3-

HOMBRES NEURÓTICOS DRÁCULA  
«EL CHUPA-SANGRE» ACTUAL 

El conde Drácula seductor atrae a su víctima con ademanes muy estereotipados y se alimenta de su sangre, hecho que ocurre de noche y en la cama de la víctima en el caso de las mujeres, y en otro lugar en el caso de que las víctimas sean hombres. Desde el psicoanálisis cultural, se argumenta que se trata de un claro ejemplo de histeria masculina.

Les chupa la sangre porque todo neurótico necesita “robar” extraer, constantemente el afecto del exterior para autoafirmarse. El señor de las tinieblas es prototipo exacto del hombre impotente -no realiza nunca el acto sexual- que tiene necesidad de exportar del exterior el afecto en forma de la sangre de sus víctimas para recomponer en su magullada virilidad.

Un Drácula de este siglo sería ése tipo de hombre o de mujer que precisa infantilizar al otro miembro de la pareja para debilitarlo y ante su debilidad poder imponer su fuerza y dominio. Le chupa la sangre aquí es sinónimo de quitarle vigor y capacidad de autodirección con frases como: deja que tu no sabes ya lo hago yo y expresiones similares, con el fin de crecerse y restaurar la mala imagen que tiene de si mismo.

-4-

PERSONAS TÓXICAS

EL ENVIDIOSO TÓXICO
El problema de los envidiosos, es que realmente ellos no quieren conseguir lo que tú tienes; quieren que tú pierdas lo que tienes. Y tu pérdida, sería su felicidad. Por tanto, estar cerca de estas personas, es tener al enemigo constantemente poniéndote trampas.

EL MENTIROSO TÓXICO
Casi todo el mundo miente, la verdad, pero hay mentirosos crónicos dañinos de los que no sabes qué creer. Nunca podrás confiar en su palabra o sus promesas. Ellos mienten acerca de sí mismos y mienten acerca de otros, por lo que probablemente, en otros grupos, mentirá acerca de ti.

EL NEGATIVO TÓXICO
La negatividad destruye relaciones, destruye energía, vitalidad y todo lo que encuentra a su paso. Y no es nada espiritual, sino científico. Si te expones constantemente a comentarios negativos, tarde o temprano, acabarás teniendo un mal día, y después una mala semana.

EL CODICIOSO TÓXICO
Si bien la ambición es buena, pues significa querer prosperar, la codicia extrema, básicamente significa que lo queremos todo al precio que sea. Y esas personas con ese afán de querer más, ganar más, al precio que sea, es lo que hace que personas inocentes, un día dejen de ser inocentes y se metan en problemas.
Grupos para el Crecimiento Personal

EL CHISMOSO TÓXICO
Los chismosos suelen verse a sí mismos teniendo una conversación interesante y profunda acerca de la vida o actos de otras personas. El problema es que no hay distinción entre la especulación y los hechos. Suelen meter en problemas a terceros al sacar de contexto conversaciones que pueden derivar en un enfrentamiento al no saber quién dijo qué. Tan peligroso es el chismoso consciente como el chismoso inconsciente por el daño y conflictos que causa.

EL PREREZOSO TÓXICO
Aunque todos podemos ser perezosos en un momento dado, hay perezosos crónicos que contagian todo lo que rodean, pues incluso las personas más fuertes de mentalidad, suelen acabar acoplándose al ritmo de las personas de las que se rodea. Cuanto más tiempo pases dejándote llevar por la pereza, menos ganas tendrás de salir de ella.

El CREÍDO TÓXICO
Hay una fina línea entre la confianza en uno mismo y la arrogancia. Entre otras cosas, el que confía en sí mismo, no intenta destruir a los suyos; el arrogante sí.

EL VICTIMISMO CRÓNICO
La víctima perpetua es una de las personas más peligrosas que puedes tener alrededor. El universo conspira continuamente contra ellas, y nunca llegan a encontrar su parte de culpa en los cientos de problemas que cada día tienen: tuve una mala infancia, mi jefe no es razonable conmigo, mi familia no me quiere, la gente se cansa de mí. Ellos nunca llegan a apropiarse de sus propias vidas, pues es evidente que todo problema que se causan, nunca es culpa de ellos.

EL APARENTE “TONTO”  TÓXICO 
Un tonto tóxico para mí, es aquella persona que comete una y otra vez los mismos errores y no hace por aprender de ellos. Prefiere ser feliz en la ignorancia antes que enfrentarse al conocimiento. No quiere consejos y tiene una filosofía de vida que te hace pensar si realmente debería tener tratamiento psicológico. No te pide ayuda, y tampoco la acepta, aún siendo consciente de que tiene problemas, pero tarde o temprano, si estás cerca de esa persona, sus problemas acabarán siendo tus problemas.

-5-

PERSONAS MANIPULADORAS

El “SABIO”
Cuidado con ese que no pierde oportunidad para alardear de sus recursos y conocimientos; le gusta seducir a través del intelecto. Lo malo es cuando te manipula haciéndote sentir ignorante, dejándote sin opinión y hasta sin ánimo para preguntar, porque hasta tus preguntas te parecen tontas.
La víctima perfecta
Mujer que busca la figura paterna y personas en general con deseos de crecimiento personal.
Cómo protegerse
Desconfía si carece de humildad para aprender de ti: en realidad es un narcisista con complejos.

El “ENCANTADOR”
La simpatía actúa como generador de proximidad emocional. al ser extravertido y sonriente atrae simpatías 
La víctima perfecta:
La persona que necesita ser halagada 
Cómo protegerse: 
Evita la necesidad de ser halagada teniendo más confianza en ti

El “SEDUCTOR”
El manipulador se presenta como alguien especial, difícil de conseguir y deseable. Sabe adular, agradar y despertar la fascinación de quien le interesa.
La víctima perfecta: Persona con baja autoestima que va de “especial”

EL FALSO “ALTRUISTA”
Puede ser una de las artimañas de las que se vale el manipulador: Te lleva a aceptar un favor para que te sientas en deuda, o para quedar como el bueno de la escena social……..después……¿quién puede dañar a alguien bueno? 
La víctima perfecta: Una persona confiada y poco asertiva.
Cómo protegerse: No aceptes como “favor” algo que no has pedido.

-6-

EL CHIVO ESPIATORIO
“EL PATITO FEO” 

La expresión “chivo emisario” remite a una ceremonia religiosa (del pueblo judío y otros cultos religiosos) dirigida a transferir las culpas colectivas a un animal, en este caso un chivo (cría de cabra)

Se trataba, por supuesto, de un rito mágico, que en algunas culturas podía llegar a aplicarse a seres humanos. La noción se utiliza hoy para connotar el hecho de descargar sentimientos agresivos en alguien que no es el verdadero objetivo de estos, pero actuaría como un receptor de esa agresión desplazada.

En psicología social, el chivo emisario es un rol adjudicado (y asumido) por un miembro del grupo. A partir de esa asunción, éste se hace depositario de los aspectos negativos o atemorizantes del grupo o de una persona.

En Psicología clínica suele ocurrir cuando una familia desestructurada o problemática elige a un miembro de la familia -que suele ser el más débil- para hacerle «culpable» de todos los conflictos familiares. descargando así toda la ansiedad. En este caso se denomina también «el patito feo de la familia»

La idea básica es echar las culpas a otros. Es una forma de defensa psicológica antiquísima. Cuando las sociedades sufren, experimentan la necesidad de dar la culpa a otra persona, a un dios o a cualquier otra cosa sea real o simbólica.

En la antigüedad cuando ocurría -por ejemplo- un terremoto o cualquier otro accidente natural, atribuían a esos acontecimientos a unos dioses enfadados, al mal comportamiento del grupo o al mal comportamiento de una sola persona del grupo. Eso era -y es- así porque si ocurre algo malo y NO es culpa de nadie sentimos una suerte de indefensión e inseguridad que genera mucha ansiedad debido a la falta de control que se tiene frente a las adversidades. Sin embargo, si podemos culpar a alguien o a algo de esas catástrofes, entonces aparece una especie de sensación de control y desaparece la ansiedad. Bastaría con «corregir» al culpable haciendo desaparecer el problema.

GALERÍA AFÍN A LA PÁGINA